Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Surten De Soita III
Bebé en pañales
Masculino Tauro Tigre
Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 30/06/2017
Edad : 19
Localización : En una isla

Capítulo 7: Los cumpleaños de dos en dos

el Sáb Jul 01, 2017 2:54 pm
La felicidad volvía a la familia, con muy buenas noticias de parte de Vicente: finalmente había conseguido un ascenso, y ya estaba camino a lo que él quería.

Yo seguía escribiendo libros, esta vez dejando de lado la escritura infantil y yendo más hacia la escritura más madura. Uno de mis libros más exitosos es "Cómo aplastar a tus enemigos sin realmente aplastarlos"

No era yo la única interesada en los libros, Kairo de vez en cuando me pedía que le leyera, y no libros sencillos precisamente.

Y no era yo la única afectada por su interés. Le encantaba un buen narrador, lo que conllevaba que hiciera exámenes entre Vicente y yo para ver quién narraba mejor.

Yo seguía trabajando en el jardín de mamá, y la verdad que ocupaba una gran parte de mi tiempo. De hecho, tenía algunas ideas para mejorar el jardín y hacerlo más bonito, pero todavía no había habido ocasión.

Aunque he de decir que en ese jardín encontré cosas muy raras. No sé qué cosas hizo mamá en el jardín pero yo siempre creí que las zanahorias crecían en la tierra.

Lluvia estaba pasando por un momento complicado: Lucas había crecido, lo que finalmente conllevó una leve separación.

Y a raíz de eso Lluvia tuvo que buscarse nuevos amigos con los que pasar el rato.

—Oye Lluvia, ¿cuando seamos mayores querrás casarte conmigo?
—Lo siento, pero ya estoy comprometida.
—Jopetas.

Después de eso vino una etapa rara en la casa. Todos cumplíamos años en fechas muy cercanas, lo que llevó a una etapa de fiesta continua en casa. La primera en pasar por la tarta fui yo: ya era una adulta hecha y derecha.

Después vino Vicente, al que los años le pasaron factura. Ya era un anciano.


Y por último a mis dos criaturas. 


Kairo y Lluvia ya eran adolescentes. Menos cosas de niños de las que preocuparse, pero empezaba la temida etapa en la que tendría que caer La Charla.

Poco tardó Lluvia en volver a estar junto a su mejor amigo Lucas.

Aunque la verdad es que duraron poco como amigos.
—¡Noo! ¡El amor de mi vida se ha ido con otro!

Ahora que Lucas estaba saliendo con Lluvia y por tanto pasaba mucho tiempo en casa, ésta volvía a tener actividad.

Y, cuando no estaba Lucas, significaba que tampoco estaba Lluvia. Lluvia había abierto un nuevo club en el barrio, llamado Los Cafeinómanos, un grupo muy selecto que usaba la excusa del café para discutir sobre libros y la vida.

La casa había pasado leves cambios. El mayor: la completa remodelación de los baños.

Aunque también estaba el masivo espejo que habíamos colocado en la habitación de Lluvia, que usaba para ensayar sus discursos.

Y, al igual que a mi, pronto le tocó el turno de cumplir años a mis dos hermanos, que nos invitaron a una fiesta en la casa de Victoria.
—¡Qué alegría veros aquí, y qué guapa estás Lluvia! ¡Me encanta tu vestido!

—¡Gracias! Me lo compré en una tienda llamada TSR.

—¡Ya no eres tan joven, hermanita! ¿Ahora que se te va la juventud ya no tienes nada que yo no tenga! Jajaja
—Te equivocas, tú no tienes este cuerpazo de modelo.
—¡Jajajaja! ¡Más quisieras!

Fue muy bonito pasar una velada en familia. No habíamos tenido realmente oportunidad de hacerlo desde la muerte de papá y mamá...


─────────────────────────


Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.