Comparte
Ir abajo
avatar
Surten De Soita III
Bebé en pañales
Masculino Tauro Tigre
Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 30/06/2017
Edad : 19
Localización : En una isla

Capítulo 6: Ojos Negros

el Vie Jun 30, 2017 3:56 pm
Anterior capítulo



Después de mucho esfuerzo, Âg-Hùk consiguió crear un Servo. Es curioso que pudiera hacerlo con la tecnología terrestre. Los servos son robots sirvientes de SiMarte. En la nave de Âg-Hùk había uno de ellos, pero una vez la nave se estrelló no supimos más de él.


En cuanto lo hubo terminado, lo bajó del puesto de robótica, y lo configuró.


Fue entonces cuando Rk-9 se sumó a la familia.


Y poco más tarde, llegó el cumpleaños de Henia, en la que se convertiría en una adulta.


Para celebrar su cumpleaños, se fue al centro urbano con Elvira. Fue ahí donde Henia encontró al Conde Carmelo Tejedor, que no me inspiraba buenas sensaciones. Era humano, pero tenía algo diferente en él.


En el centro urbano, encontró a un hombre, Oliver. Henia sabía que él era un ladrón, pero no le echaba nada en cara, pues su propio padre se dedicaba a lo mismo. Se llevaban muy bien, pero jamás creí que podrían acabar como terminaron...


Entonces le propuso matrimonio.


Y él aceptó.


Y no sé si es que Henia heredó las costumbres de SiMarte, o que en este planeta es igual, porque se casaron enseguida.


Oliver Ahgsakmengdf, como se llamaba ahora después de quedarse con el apellido de Henia, en vista de que estaba casado y no podía ir por la calle con su nuevo uniforme, se hizo un cambio de look radical.


Y consumaron su matrimonio...


Con los mismos resultados que con Elvira y Âg-Hùk...



Una noche en la que Henia invitó al Conde Carmelo Tejedor a su casa, éste se acercó a Oliver, acercó su boca a su cuello y le mordió.


Al parecer, el Conde Carmelo Tejedor era un vampiro, una criatura que los sims decían que chupaban la sangre a la gente, y que se morían en contacto con la luz del sol, y parece que ahora Oliver también lo es.


Elvira había tenido buenos frutos con sus cuadros, y se había convertido en una pintora de renombre, pero un día, cuando estaba a punto de acabar su cuadro...


La Parca, otra criatura de las creencias Sim, vino a llevarsela. Había llegado su momento.


Y la pérdida dejó a Âg-Hùk devastado.


Pero aún sufriendo con la muerte de Elvira, estaba feliz por el nacimiento de su primer nieto.


Maxx, por otro lado, se había vuelto ya un anciano.


Así que Âg-Hùk le permitió quedarse dentro de la casa, pues al ser viejo era mejor que no tuviera que soportar las noches afuera.


Y no tardó mucho en nacer el primer hijo de Henia...


Una niña humana, que había heredado la piel de su abuela...


Y los ojos de su abuelo.


Y como todo bebé, crece como un rayo.



Y Henia no tardó en volver a quedarse embarazada.


Kara: Vaya, qué raro que esta casa esté tan alejada del pueblo y... ¿eso eso de ahí detrás un ovni? ... Sí, sí lo es...




Siguiente capítulo
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.