Comparte
Ir abajo
avatar
Surten De Soita III
Bebé en pañales
Masculino Tauro Tigre
Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 30/06/2017
Edad : 19
Localización : En una isla

Capítulo 10: Hogar, dulce hogar

el Vie Jun 30, 2017 4:04 pm
Anterior capítulo



Llegaban ya los exámenes finales de cuarto, y tanto Geila como Sebastián necesitaban estudiar mucho y estar tranquilos, para poder terminar la universidad con las mejores notas posibles, así que Geila optó por meditar y tranquilizarse.


Estaba deseando que terminaran ya la universidad y volverme a casa, la maldita canción y el baile de la universidad me estaban empezando a volver loco. Tanto gerbits por aquí, gerbits por allá, estaba deseando que terminara de una vez por todas.


Y terminó pronto, pues el examen final no se hizo esperar. Tanto Geila como Sebastián se graduaron con honores.


Y llegó el momento de volver a casa, a donde Sebastián se había mudado junto a Geila.


Henia: Estoy muy feliz de volver a tenerte aquí, Geila. Me alegro mucho de que te graduaras con honores.
Geila: Gracias mamá, ahora me toca encontrar trabajo, que no será difícil.


Y no lo fue, nada mas empezó a buscar trabajo las diferentes compañías se peleaban por tenerla en su plantilla, y no le costó encontrar un trabajo en la carrera de biología.


Poco después de que llegaran a casa de nuevo se casaron como habían prometido, con una boda muy privada como todas las de esta familia.


Y luego consumieron su matrimonio.


Con los mismos resultados que en generaciones anteriores...



Y rápidamente llegó el día del parto.


De un niño, Sey, con la piel de su padre y los ojos de su madre...


Y una niña, Skie, con la piel de la madre y los ojos del padre...


Como Geila tenía trabajo, y Sebastián aún buscaba el trabajo perfecto, se quedaba solo por las mañanas con los niños, y quedaba totalmente destrozado.


Y los años no dejan de pasar, por lo que a Geien le tocó el turno de crecer.



Por lo que se mudó a su casa propia, donde pudiera estar mas tranquilo sin niños llorando continuamente... ojalá me pudiera ir con ella.


Mientras, Geila se trajo un espécimen de planta muy rara del trabajo, para investigarla, pero al ser tan peligrosa, puso una valla al rededor para que los demás tuvieran cuidado.


Geila: Mamá, Bob, necesito hablar con vosotros. Me contasteis que papá... bueno, da igual, ¿qué... ¿qué es la Tyna? De verdad, necesito saberlo.
Henia: Hija, ojalá yo lo supiera, pero Bob no me quiso contar nada.
Bob: Está bien... La pregunta no es QUÉ es la Tyna... si no QUIÉN...


Henia: ¿A qué te refieres?
Bob: Tyna... es... la hija de Kara y Âg-Hùk.




Siguiente capítulo
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.