Comparte
Ir abajo
avatar
Surten De Soita III
Bebé en pañales
Masculino Tauro Tigre
Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 30/06/2017
Edad : 20
Localización : En una isla

Capítulo 15: La venganza es un plato alienígena que se sirve frío

el Vie Jun 30, 2017 4:08 pm
Anterior capítulo



Me parece curioso cómo los seres orgánicos le dan tanta importancia a la vida. Siempre ocupados haciendo que su vida sea más interesante, a veces ayudando a otros seres para que puedan tener una vida cómoda, como es el caso de Geila que tras pasar mucho aburrimiento sin tener nada que hacer en casa y trabajando un solo día a la semana, decidió centrarse en hacer que la casa parezca mas colorida y llena de vida utilizando la jardinería como punto principal.


También es el caso de Tyna, que pasaba mucho tiempo junto a la ya no tan pequeña Adel.


La cual ya había llegado a su primer cumpleaños y estaba ya preparada para aprender cosas básicas de la vida como hablar y caminar.


Aún así era muy pronto para ella para entender lo que le había ocurrido a su madre, cuya enfermedad por desgracia no había conseguido mejorar, hasta que llegó a un punto en el que se volvió fatal.


Y tuvo que ser enterrada junto al cementerio familiar, cada vez más mayor.


Y más bonito, pues al final Geila se armó de valor y se puso a preparar un espacio para honrar a los muertos que, en mi opinión, quedó precioso.


Con un pequeño espacio para poner las tumbas que no pertenecían a la línea del legado.


En conjunto, cuando entrabas al lugar daba la sensación de paz que todo muerto necesita.


Pero el cementerio no fue el único cambio que hubo en la casa. Geila se había propuesto mejorar la visión del hogar, así que pintó paredes, y cambió muchas cosas para que al final el resultado fuera mejor que el anterior.


Entre los muchos cambios, se le unió una enredadera junto a la entrada de la casa que personalmente adoro, pero será que adoro todo tipo de plantas. Será porque las plantas no se mueven ni hablan, por lo que no pueden hacer tonterías.


Tyna, que estaba muy unida a Adel, se pasaba la mayor parte del tiempo consolándola, porque no llegaba a entender lo que le había pasado a su madre.


Y junto a toda la familia se centraron en que aprendiera a caminar, hablar y usar el orinal.


~~~~

Kara: Dime Uno, ¿cómo va tu idea? ¿Crees que tendré que felicitarte?


Uno: Eso espero. Esto debería empezar a funcionar en cuanto le de a esta palanca. Al menos eso me dijo Ocho, si no funciona ya te encargarás de hacer lo que tengas que hacer con él.


Kara: Te equivocas. La idea fue tuya, así que la culpa será tuya si no funciona.
Uno: Bueno, si la culpa es mía o de Ocho ya no importa...


Uno: Funciona.


~~~~

Todo el trabajo que puso Geila en su jardín parecía no surtir mucho efecto. Los árboles frutales se habían puesto en un estado latente, como si fuera invierno, cosa imposible en Las Rarezas pues el invierno nunca llegaba a esta zona desértica.


Aunque no fueron los árboles frutales los únicos que sufrieron, si no también el sauce llorón del cementerio al que se le cayeron las hojas.


Adel volvió a crecer muy rápido, y ya era hora de que fuera a la escuela.


Aunque los años sólo hacían que estuviera más y más unida a Tyna.


Geila, cada vez que salía a cuidar de su jardín, ponía la mirada en el cielo con la esperanza de encontrar la razón del mal estado de sus plantas.


Y la descubrió.


Era la primera vez que nevaba en Las Rarezas en muchos, muchos años. Antes incluso de que yo llegara a la tierra, pues esta fue la primera vez que vi nevar... y no me gustó en absoluto por el simple hecho de estar fuera de lugar. No tenía sentido que de repente el invierno llegara a Las Rarezas.


Adel era la más entusiasmada por la nieve, llegando a pasar horas fuera jugando con su nuevo amigo.



O haciendo muñecos y "ángeles" de nieve.



Los menos entusiasmados con la nieve parecían ser los fantasmas, que parecían estar bastante inquietos.




Pero por lo general al resto les gustaba, como a Geila, que la inspiraba para tocar el piano.


O a Rk que, inmune a los efectos del frío, pasaba muchas horas haciendo yoga en el exterior que era entonces el único lugar en el que podía estar tranquilo.


Pero a mi no me gustaba ni un pelo...




Siguiente capítulo
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.