Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Lady Alaina
Bebé en pañales
Femenino León Cabra
Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 15/07/2017
Edad : 26
Localización : Cataluña, España

Capítulo 3: La pequeña crece

el Vie Nov 10, 2017 4:18 pm





Había llegado el momento en el que Britt pasó a infante, naciendo con el rasgo de angelical y era una hermosa bebe que hacia la delicia de sus ya orgullosos padres. Ambos sabían que además de cuidar de su pequeña, tenían que subir en sus empleos porque necesitaban más dinero, habían tenido que poner todas las cosas de su niña donde ellos porque no podían agrandar la casa con el poco dinero que tenían.



Se alegraban de que al menos las nuevas cosas de Britt habían cabido y podían cuidar de su pequeña, aunque lo que querían era poder tener una casa más decente. Así que los dos se querían dar caña en sus trabajos para poder cuidar de su niña, la pequeña se merecía todo lo bueno que sus padres le pudiesen dar.



Gavin había llegado cansado del trabajo y se fue directo a la cama tras mimar un poco a Britt y fue Aina quien se puso a enseñarle a hablar. La verdad es que la niña aprendía con rapidez y estuvieron de ese modo hasta que Britt reclamó que tenía hambre.



Gavin y Aina decidieron tirar de ahorros para hacer la casa un poco más habitable, querían que todo tuviera su habitación y no tener todo en la misma, así fue como consiguieron hacer una habitación para cada cosa con los pocos ahorros que tenían, aquello tenía mucho que admirar. Ni ellos se creían lo que habían podido hacer con poco dinero.



Britt era totalmente adorable, siempre hacia todo con aquella inocencia que hacía que sus padres adoraban, incluso cuando miraba un libro ya que aún no sabía leer. A los pocos días, Aina había sido ascendida a cocinera de línea, algo que le daba más dinero.



La pequeña morena era todo un torbellino y, a veces, se acostaba en su camita y se quedaba dormida sin siquiera taparse, alguno de sus padres siempre la encontraba de ese modo. Pero el tiempo iba pasando, la pequeña iba creciendo aunque era algo que sus padres sabían e intentaban que la pequeña estuviese bien cuidada en todo momento. Pero estaba llegando el momento en que la pequeña llegase a crecer.



Y ese día llegó. El día del cumpleaños de Britt, Aina se despertó temprano y le hizo un rico pastel de fresa, la pequeña se despertó y fue cogida en brazos por su madre para que pudiese soplar las velas y lo hizo aunque con ayuda de Aina que la hacía creer que lo hacía sola.





Britt creció siendo una niña hermosa, alguien que quería ser inteligente y despuntar en el colegio, sus padres sabían que lo iba a conseguir, pero la apoyaban en todo momento. Pero ahora había algunas cosas que cambiar en casa y sobretodo, en la habitación de la niña.



Quitaron todas las cosas que la niña había utilizado siendo infante, pero le cambiaron la habitación poniéndole todo lo que la niña pudiese querer, Britt no pedía nada más de lo que le daban, porque sabía que sus padres no tenían todo el dinero que pudiesen desear. Aunque lo que si le compraron fue un ajedrez y una mesa de dibujo que tuvieron que poner en el pasillo, pero Britt estaba muy feliz de lo que tenía.



A la niña le encantaba jugar al ajedrez y siempre conseguía convencer a uno de sus padres para que lo hiciesen con ella y ellos no podían decirle que no... y es que esa niña era la luz de los ojos de sus padres. Gavin llegaba del trabajo con un ascenso, había sido ascendido a escritor de relatos cortos.



En su primer día de colegio, Britt conoció a Víctor un compañero de clase al que invitó después a clase y los dos se pusieron juntos a jugar al ajedrez porque les encantaba a los dos. Se pasaron horas jugando y ayudándose el uno al otro hasta que la madre de Víctor lo llamó y le dijo que debía volver a casa.



Había veces en que la pequeña se quedaba sola en casa porque sus padres se iban a trabajar, pero ella iba directamente a hacer los deberes para subir sus notas. Al día siguiente, Fernando un compañero de Britt la invito a su casa a jugar, su madre le dio permiso y ella se fue corriendo a casa de su amigo. Estaban hablando fuera de casa mientras los hermanos pequeños de Fernando estaban por allí cuando de golpe, él le soltó que le gustaba mucho hablar con ella.



Víctor y Fernando eran hermanos, pero Fernando y Britt se llevaron mejor que lo que había hecho con Víctor, por lo que decidieron irse juntos a jugar al parque donde pronto se pusieron a jugar con la nave espacial que allí había. Al volver a casa, Aina había sido ascendida a jefa de cocteleria.



Gavin cumplía años aquel mismo día, Aina decidió hacerle una fiesta de cumpleaños y la hicieron después de que Britt se fuese al colegio. Acudieron varios amigos de la familia y todos decidieron que su amigo tuviese un buen ambiente de cumpleaños. Animándolo cuando sopló las velas aunque no todos cabían en la cocina por lo pequeña que era. Días después cuando volvía del trabajo, había sido ascendido a novelista y pocos días después, era Aina quien era ascendida a experta en zumos.





Gavin había crecido siendo un guapísimo adulto que hacia sonreír tontamente a su esposa, ella lo seguía viendo como aquel jovencito de quien se enamoró, tenía un par de arrugas, pero esas sólo le hacía más atractivo.



Pocos días después, fue el turno de Aina. Por la mañana, Britt y Gavin casi la echaron de casa para que fuese a trabajar y es que al volver, se encontró con que su marido y su hija habían hecho un delicioso pastel de chocolate poniéndole unas velas. Ella llegó y rodeada de ellos, sopló las velas y pasó a la edad adulta.





Como le había pasado a su marido, Aina estaba preciosa de adulta. Su marido la seguía amando como el primer día y le parecían preciosas esas pequeñas arruguitas que también le habían salido. Ellos estaban felices por vivir juntos y ver crecer a su preciosa pequeña que les daba una felicidad que no podían explicar.



Esa misma pequeña les había pedido que quería una mesa de ciencia para empezar a saber algo sobre pociones y esas cosas que le enseñaban en clases, por lo que sus padres le concedieron ese pequeño capricho y la pusieron en el pasillo a falta de espacio.





Gavin aprovechó su día libre para darle una sorpresa a su mujer y reformar la casa de arriba abajo, se quedaron en casi números rojos al llegar a la segunda planta, pero por ahora la casa iba por muy buen camino. Y poco antes de convertirse en adolescente, Britt consiguió cumplir su aspiración de ser una lumbreras infantil.

FOTOS ESPECIALES AÑADIDAS
ARBOL GENEALOGICO ACTUALIZADO

─────────────────────────
Mis legacies love eyes :
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.