Comparte
Ir abajo
avatar
Lady Alaina
Bebé en pañales
Femenino León Cabra
Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 15/07/2017
Edad : 26
Localización : Cataluña, España

Capítulo 4: Amor adolescente

el Sáb Dic 30, 2017 5:34 pm
Reputación del mensaje :100% (1 voto)

Britt se fue al colegio sabiendo que era su cumpleaños, sus padres le habían felicitado y habían desayunado todos juntos, pero en cuanto Britt ya se había ido, Aina y Gavin corrieron a hacerle un pastel de fresa (su favorito) entre ambos. Cuando la chica llegó del colegio, la llevaron hasta la tarta que habían puesto en el comedor y allí, sopló las velas con fuerza.


Se notaba que Britt se parecía a ambos padres, pero era hermosa y seguía amando el color rosa como lo había hecho desde el principio, pero para sus padres seguía siendo su angelita y es que aunque había crecido, era la misma Britt de siempre. Pero después de comer un poco de tarta, Britt recibió una llamada de Fernando que decía que quería verla y esta le dijo que fuese a casa.

¡Cuando Fernando llegó se dio cuenta de porque quería quedar con ella! ¡Él también había crecido a adolescente y por eso había querido que quedasen! Gavin consiguió su aspiración de escritor de best-sellers y eligió empezar otra porque sabía que le quedaba mucha vida por delante. Se quedaron hablando hasta que Fernando le dijo que debía volver a casa porque aún no había celebrado el cumpleaños con su familia.

Al día siguiente, Britt y Fernando no se habían separado en ningún momento, hasta que le pidió a Britt acompañarla a casa. Cuando llegaron, empezaron a coquetear y es que desde pequeños ya se notaba que entre ellos había algo más que una simple amistad y como Fernando era algo tímido y no se lanzaba, fue Britt quien se lanzó a darle el primer beso y fue él quien le dijo que si quería ser su novia, cosa que la chica obviamente dijo que sí. Sus padres habían montado una pequeña fiesta en casa y Laura había ido dándole la sorpresa a Aina de que estaba embarazada.

Ahora que Britt ya era una adolescente, ella misma cambió su habitación poniéndose una cama de matrimonio como a ella le gustaba y sus padres le dijeron que todo le había quedado precioso y es que completamente se notaba que era una habitación de adolescente.

Aunque Britt era toda una genio y aprobaba con nota, siempre que tenia problema con los deberes uno de sus padres no tenia problema con ayudarla, porque estaban muy orgullosos con ella.

La pareja de Britt y Fernando se veían todos los días después de clase, no podían separarse ni un sólo día y días después de empezar a salir, los dos estaban muy seguros de que su relación era algo más y Fernando tenía algo que decirle a Britt.
-Britt, sé que somos muy jóvenes, pero te amo y sé que lo nuestro va a durar para siempre. Somos adolescentes, pero te veo como la madre de mis hijos... he pensado que para que los demás se den cuenta de que no es mentira lo que sentimos... podríamos intercambiar anillos de promesa para prometer que cuando crezcamos nos casaremos. - Dijo el chico mirando a Britt con algo de timidez, esperando la repuesta de la morena que tenía los ojos abiertos como platos.
-¡CLARO QUE SÍ, FERNANDO! Sabes que te amo y que no quiero estar con nadie que no seas tú, quiero que todos sepan que estoy contigo, que eso no cambiara y que siempre seguiremos juntos. - Dijo la chica loca de contenta.
Los dos se intercambiaron los anillos de promesa, sabiendo que aquellos los iba a unir muchísimo más.

Los dos  tenían tantas ganas de estar juntos que decidieron enrollarse y aprovechando que estaban solos en casa, subieron al cuarto de Britt y se enrollaron en la cama. Después de pasar un tiempo juntos, Fernando tuvo que irse y al llegar a sus padres a casa, Britt les contó lo que Fernando y ella habían hecho. Los Rohde siempre habían tenido muy buena relación y confianza con su hija, por lo que no le costaba nada contar eso.

Aunque la pareja no había tenido más hijos además de Britt y el cuidar de ella y el cuidado de la casa les había quitado algo de tiempo, el matrimonio se seguía amando como el primer día y siempre buscaban un momento para estar juntos, siempre apoyándose y sin perder aquella pasión que habían tenido desde la primera vez que se habían visto. Aina había conseguido cumplir su sueño de ser una maestra coctelera y como sabia que aún tenía vida por delante, eligió otro. Y a los pocos días, Aina había sido ascendida a distribuidora jefe de bebidas. Y al día siguiente, fue Gavin quien fue ascendido a imán de fans.

La relación de Britt y Fernando iba viento en popa, cada vez eran más felices y los dos se pasaban los días juntos, estudiando o simplemente estando juntos. Incluso se iban de citas juntos, donde se pasaban el rato coqueteando y haciéndose cosquillas donde los dos terminaban riendo.

Pero los años pasaban tan rápido que nadie se daba cuenta, tan rápido pasaba que llegó el cumpleaños de Britt, la chica iba a pasar a ser joven-adulta y sus padres le hicieron una tarta de chocolate, no hicieron ninguna fiesta porque era ya muy tarde y no les parecía una buena hora de invitar a la gente y por eso, sólo hicieron una pequeña fiesta familiar.


La chica no había cambiado mucho, seguía siendo tan hermosa como cuando era adolescente, el único cambio que se apreciaba es que era un poco más adulta, pero nada más. La chica quería hacer varias cosas en su vida y por eso, lo primero que hizo fue buscarse un trabajo en el ámbito de negocios. Después de eso, todos se fueron a dormir, pero a la mañana siguiente, Fernando llamó a Britt y le dijo que también había crecido y que quería verse, los dos sabían que se estaban deseando el casarse y por eso, estuvieron delante de casa coqueteando entre ambos.

Después de un rato juntos, Britt decidió hacer lo mismo que había hecho su madre en su momento y se puso de rodillas frente al chico que era el amor de su vida.
-Fernando, nos amamos desde antes de saber lo que era eso. Sé que los dos queremos tener una vida en común y quiero preguntarte algo... ¿quieres convertirte en Fernando Rohde? - Dijo la chica sonriendo y esperó la reacción de su chica.
-Claro que sí, mi vida. Sabes que te amo desde hace años y nada me haría más feliz que casarme contigo, hoy mismo incluso. - Dijo él poniéndose el anillo y besándola con ansias.
Los dos habían decidido el vivir toda su vida junto al otro, empezaron a hablar sobre el tema y decidieron que la boda se podía celebrar aquel mismo día, los dos no les importaba lo que pudiese pasar, sólo querían estar con su amor y nada más, los padres de Britt adoraban a Fernando y los de Fernando tenían demasiado trabajo con sus hermanos y él sabía que se alegraban de lo bien que estaba él con Britt.

FOTOS ESPECIALES AÑADIDAS
ARBOL GENEALOGICO ACTUALIZADO
HEREDEROS ACTUALIZADO

─────────────────────────
Mis legacies love eyes :
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.